La delincuencia e injusticia, arma letal hacia los más pobres


Vivir en un país en que ni la policía se respeta es la clara referencia de lo mal que vamos…si no juzgue usted de acuerdo al caso del sargento de la Policía Nacional identificado como José Luis Severino, quien fue ultimado a tiros en La Romana. Claro, ese solo es uno entre tantos.

Nada te garantiza seguridad social, y si a los propios agentes policiales se les agrede sin respeto ¿qué se puede esperar que suceda con los más vulnerables? Creo que es el constante temor de una sociedad que desconfía.

Sin dudas, no hay escudo contra la delincuencia y la injusticia...Esta última que quizá no existe para los hijos de “don nadie”, esos que viven en las condiciones más paupérrimas de la sociedad y  enfrentan casos lamentables. 

A quienes les roban o matan familiares (como sea). Para esos no, esos son simples casos a los que solo se les hace justicia cuando son sonoros. Lamentable decirlo, pero es nuestra realidad.

Sí creo en la justicia, pero debe ser aplicada a todos en la misma medida de acuerdo al delito. Porque si la justicia es ciega y equilibrada debe ser sancionado/a quien se roba un peso, aunque sea rico y quien se roba un peso, aunque sea pobre. Todo proceso igual para todos.

Por Lisa Gil 

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.