‘’ Vivir en el pasado es elegir morir en el presente y negarnos la posibilidad de poder disfrutar de un futuro mejor.’’ –Anónimo. -


Por Vilmania Oviedo

Para los miles y los tantos que no me conocen, soy Vilmania Oviedo López, Licenciada en Comunicación Social, graduada del año 2014 en la Universidad Central del Este UCE, extensión San Juan, actual estudiante de termino de maestría en Journalism Research (Investigación Peridistica) en la Atlantic International University, dicho esto, me permito recordar junto a ustedes en los siguientes párrafos, la excelencia de uno de los mejores catedráticos que tuve la oportunidad de tener como profesor en mis años de licenciatura.

Recuerdo con beneplácito el haber sido formada por grandes profesionales, que no solo con su conocimiento sino también con su ejemplar ejercicio profesional, inculcaron en mí el valor de la verdad como el norte, guía, arma e instrumento de un buen periodista, muy a pesar de haber elegido una carrera que en aquel entonces no contaba con el quorum suficiente para abrir las asignaturas, mi convicción me hizo agotar un exigente pensum en tiempo record, pero más que mi persistencia, ver con la pasión y excelente calidad con que algunos de mis maestros desempeñaban sus funciones como comunicadores sociales y periodistas, me hacía esforzarme y no desmayar hasta cumplir esa primera meta.

En este escrito, quiero mencionar y destacar uno de los más exigentes y grandes profesionales de mi pueblo, sobre cuyas perfeccionistas enseñanzas tuve el privilegio de aprender, me refiero al Magistrado Pedro Antonio Mateo Ibert, un profesional a carta cabal, orgullo y referente de ley de nuestro San Juan de la Maguana.

El Profesor Mateo Ibert, como me complazco en llamar, puso tanto en mi como en muchos, la chispa de la búsqueda incansable de dos atributos básicos para cualquier noticia, el primero la verdad, y el segundo, la calidad informativa. En mis años de infancia recuerdo escucharle leer noticias en una importante emisora radial, con una impresionante fluidez y la más adecuada entonación como un excelente locutor, esto sin contar las grandes luces de la intachable labor del magistrado en el Ministerio Público y en la Corte de Apelación.

Puedo agotar páginas enteras dando a conocer los atributos profesionales del Magistrado Mateo Ibert, pero en esta ocasión, quiero hacer constar ante la opinión publica (materia que me fué impartida por él en la universidad) que, si existe un profesional honorable, preparado, capaz, recto y autoexigente para ejercer la posición de Miembro Titular de la Junta Central Electoral, ese es el Magistrado Pedro Antonio Mateo Ibert.

Todos tenemos un pasado indeleble, pero no menos cierto es que han pasado aproximadamente más de 15 años desde que el Magistrado Mateo Ibert, decidió renunciar a las filas a las que pertenecía, y ejercer su carrera como juez sin dependencias y sin compromisos, apegado a la justicia como abogado y a la verdad como periodista.

Para Miembro titular de la JCE, más que a un gran profesional, se está proponiendo a un dominicano ejemplar, extraordinariamente bien capacitado, y que, sin temor a equivocarme, cumple con los más estrictos requerimientos que pueda exigir el desempeño de la posición para la cual está postulado.

Finalizo este comunicado deseando todo el éxito que merece el Magistrado Mateo Ibert en cualquier escenario que la vida decida otorgarle a su honorable trayectoria.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.