Un trabajo heroico

En situaciones difíciles es donde realmente los seres humanos debemos de ser capaces de dar lo mejor de nosotros mismos, y en estos momentos de crisis, son precisamente los profesionales de la salud que están dando un vivo ejemplo de esto. 

Nadie lo dudaba, ni antes de la crisis del coronavirus, y mucho menos ahora por el ejemplo de dignidad, valentía, profesionalidad, fuerzas y conocimientos que unen para paliar en la medida de lo posible los efectos de la pandemia. 

Verdaderamente están haciendo un trabajo heroico y se comprueba, día a día.

La labor que realizan a diario ha hecho que se les considere auténticos héroes, donde se enfrentan a los episodios más dramáticos.

Estos profesionales ocupan la primera línea de batalla en este trance. 

Continúan sin desmayar, cuidando de los pacientes infectados, atendiendo la avalancha de casos sospechosos, tranquilizando a aquellos que, sobrepasados por el miedo, acuden en busca de ayuda a los centros médicos.

A eso se une, la sobresaturación de las emergencias, los pacientes en UCI y camas hospitalarias, en ocasiones sin contar con los equipos de protección debidamente adecuados, que nos llevan a pensar en una situación paralela a un estado de guerra.

Lo que nadie pudo imaginar era que esta guerra iba a ser enfrentada por  todos los prestadores de servicios médicos y de salud, que estudiaron para salvar vidas y que recibieron el entrenamiento del amor antes de nacer, en sus hogares y luego en las universidades. 

Ellos han dejado la piel por nosotros, ellos son nuestros HÉROES, auténticos héroes. 

Debemos reconocer que la tarea y dedicación de estos profesionales es encomiable, pero especialmente es digna de mención y reconocimiento en situaciones complicadas y de extraordinaria dificultad como la que estamos viviendo, demostrando que su vocación es esencial, especialmente en una crisis como la del Covid-19.

Mi reconocimiento y homenaje a todos los sanitarios, a TODOS, que están demostrando su generosidad y sentido del deber, trabajando para los demás sin importarles que tengan que arriesgar sus vidas.

Gloria eterna a los médicos del mundo y a todos los profesionales de la salud de nuestra Quisqueya la bella, que se juegan la vida en estos momentos difíciles de la historia humana.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.