Italia rechaza “corredores turísticos” y pide coordinación y unidad europea

ROMA.- El ministro de Asuntos Europeos de Italia, Vincenzo Amendola, rechazó este lunes la propuesta de “corredores turísticos” y acuerdos bilaterales que faciliten el turismo entre países europeos con niveles similares de contagios por coronavirus y afirmó que la Unión Europea tiene que coordinarse y mostrarse unida.

“Es necesario coordinarse en el cuadro de la unidad europea. No aceptamos corredores o acuerdos bilaterales, solo la libertad de movimiento, como la Comisión Europea ha recomendado en sus documentos”, declaró el ministro en una rueda de prensa telemática con los medios internacionales en Italia.

Amendola también pidió unidad en la respuesta europea a la crisis del coronavirus y dijo que es fundamental que la UE acuerde un fondo de recuperación con recursos financieros “ambiciosos” que proteja la competitividad del mercado único europeo.

Respecto al turismo, remarcó que Italia abrirá sus fronteras con los países de la UE a partir del 3 de junio sin necesidad de cuarentenas para tratar de reactivar el turismo, y dijo que de momento seguirán cerradas para ciudadanos de fuera del espacio Schengen hasta el 15 de junio, como ha indicado la Comisión.

Respecto al fondo de recuperación que la Comisión deberá presentar a los países socios el próximo 27 de mayo, el ministro italiano apuntó que debe ser un plan “valiente” y “ambicioso”, que cuente con recursos suficientes para apoyar a los países más afectados por la pandemia, como Italia y España.

Reiteró que el fondo “no ayudará solo a Italia”, sino al conjunto de la UE, porque la crisis golpea a los Veintisiete, y si estos no dan una respuesta a la altura de las circunstancias la competitividad del mercado único se resentirá, penalizando también a Austria y a otros Estados.

“Este fondo debe servir para encarar la recesión. Cuanto más sólido sea, más rápido saldremos de la crisis”, expuso, al tiempo que justificó que los recursos de este fondo podrían servir para “apoyar la solvencia de las empresas europeas”.

“Esta no es una crisis de un solo país, involucra a los Veintisiete, afecta a las exportaciones y a la producción industrial de todos” los socios, añadió.

El presidente francés, Emmanuel Macron, y la canciller alemana, Angela Merkel, han propuesto crear un fondo europeo de 500.000 millones de euros para la reconstrucción, un plan que Amendola apreció, pero que consideró “insuficiente”.

No quiso dar cifras concretas, pero Roma ha insistido en las últimas semanas en que debería estar dotado de al menos 1,5 billones de euros.

Dejó claro que en la UE “no hay ningún Norte contra Sur” o países más derrochadores y más austeros, sino “un único interés”, que es “cómo salvar la competitividad del mercado único europeo”.

En este sentido, apuntó que otorgar estas ayudas a los países más dañados en forma de préstamos sería fatal, porque incrementaría su deuda aún más, que en el caso de Italia superaría el 135 % del producto bruto interior.

Sobre la hipótesis de acudir al Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), que en Italia genera controversia, señaló que “es una posibilidad” que el Gobierno estudiará teniendo en cuenta todos los instrumentos fiscales puestos a disposición de los países europeos.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.