Coronavirus: Pasajeros en crucero en California, aislados en camarotes

En esta fotografía facilitada por Michele Smith, un helicóptero de la Guardia Costera entrega desde el aire equipos de prueba para detectar casos de coronavirus entre pasajeros y la tripulación del crucero Grand Princess, anclado frente a la costa de California, el jueves 5 de marzo de 2020. (Michele Smith vía AP)
SAN FRANCISCO — Los pasajeros a bordo de un crucero frente a la costa de California recibieron instrucciones de permanecer en sus camarotes el viernes mientras aguardaban los resultados de exámenes que podrían revelar si hay coronavirus entre las más de 3.500 personas a bordo.

Un helicóptero militar entregó desde el aire los equipos para exámenes al buque de 290 metros Grand Princess y luego los recogió para llevarlos al laboratorio. El buque está anclado frente a San Francisco, lejos de la costa. La empresa Princess Cruises dijo que se examinó a 45 personas.

Un pasajero en un viaje anterior del mismo buque murió de COVID-19 y al menos otros cuatro se contagiaron el virus.

“El buque no tocará tierra hasta que evaluemos debidamente a los pasajeros”, dijo el gobernador Gavin Newsom.

Otro buque de la empresa, el Diamond Princess, permaneció en cuarentena en Yokohama, Japón, durante dos semanas. Unas 700 de las 3.700 personas a bordo resultaron infectadas en lo que los expertos llamaron un desastre de salud pública, ya que el buque se convirtió de hecho en una fábrica flotante de gérmenes.

En Estados Unidos, sumaban 14 las víctimas fatales del coronavirus, todas menos una en el estado de Washington y el contagio afectó a más de 200 personas en 18 estados.

Nueve de los muertos eran residentes del mismo hogar de ancianos de las afueras de Seattle, sometido ahora a investigación federal.

Las familias de los residentes expresaron su furia al recibir información contradictoria sobre el estado de sus seres queridos. Se informó a una mujer que su madre había muerto, luego un empleado le dijo que se encontraba bien, cuando en efecto había muerto, dijo Kevin Connolly, cuyo suegro es residente del hogar.

″Éste es el nivel de incompetencia con el que debemos lidiar”, dijo Connolly frente al hogar Life Care en Kirkland.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.