Marcha neonazi desfila en Berlín al grito de “Merkel debe irse” en Día Unidad

BERLÍN.- Cerca de un millar de ultraderechistas se manifestaron hoy por Berlín con consignas contra la canciller alemana, Angela Merkel, y la llegada de inmigrantes, en ocasión del Día de la Unidad, fiesta nacional en Alemania.


Los manifestantes llevaban carteles con frases como “Merkel muss weg” -“Merkel debe irse”-, una de las consignas más extendidas entre la ultraderecha alemana, además de proclamas contra la que denominan “prensa mentirosa”.

La marcha había sido convocada por una iniciativa llamada “Wir für Deutschland” -“Nosotros por Alemania”-, que está bajo observación de los servicios secretos de Interior por su extremismo.

La manifestación arrancó con varias horas de retraso desde la estación central de Berlín, bajo un fuerte dispositivo de seguridad.

En paralelo a la marcha de la derecha radical discurrieron varias concentraciones de protesta de grupos izquierdistas contra el neonazismo.

En la convocatoria de la extrema derecha los organizadores esperaban la participación de hasta 5.000 seguidores, pero, tal como ocurrió el año pasado en esta misma fecha, la respuesta fue mucho menor.

La ultraderecha viene manifestándose desde hace unos años en ocasión del Día de la Unidad, en el que se celebra en Alemania la entrada en vigor del tratado que sentenció la reunificación nacional, en 1990.

El Tratado de Unidad fue el resultado del proceso de unificación nacional dirigido por el entonces canciller, Helmut Kohl, tras la caída del Muro de Berlín, el 9 de noviembre de 1989.

En su discurso institucional de hoy, Merkel hizo balance de los logros y déficits aún por superar en la reunificación, al tiempo que advertía contra la ultraderecha, especialmente fuerte en el este del país, el antiguo territorio germano-oriental.

Pese a los “enormes esfuerzos” realizados, económicos y políticos, una mayoría de los ciudadanos del antiguo territorio germano-oriental sigue sintiéndose “de segunda clase”, admitió Merkel.

La reacción a ello no debe ser “la intolerancia, el racismo, el antisemitismo o el deseo de marginar a los más pobres”, prosiguió la canciller, a quien frecuentemente se recibe con gritos de “Merkel debe irse” en sus visitas al este del país.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.