ah home

En la Escuela y en la Casa

Por: Gilberto Mateo.   

A raíz de un proceso de investigación que recién terminamos de hacer sobre la forma en que se maneja el ambiente escolar y tomando en cuenta aspectos importantes sobre la conducta que exhiben muchos estudiantes en sus horas de docencia; tenemos más o menos ideas claras y nuevas experiencia que hemos querido compartir con ustedes.

Si bien es cierto que en las escuelas se dan aspectos importantes para que los niños puedan en el mañana ser mejores ciudadanos, hombres decentes, educados, con una conducta adecuada para comportarse en la Sociedad.

Lamentablemente podemos afirmar que no todo anda bien en nuestras escuelas, por lo menos en un número importante de los estudiantes que cada día acuden a estos planteles en busca del pan de la enseñanza.

Durante nuestra investigación, pudimos apreciar un comportamiento muy fuera de lo normal, lo que nos da a entender que realmente hace falta una mayor integración de la familia para que este producto que llega a las aulas tenga un mejor comportamiento, una conducta más pasable.

Con esto no podemos afirmar que es en sentido general la debilidad, pero sí, es muy alta la cantidad de jovencitos que muestran un mal comportamiento durante sus horas en los centros educativos y que esto amerita una rápida reacción de parte de los cabezas de hogar.

El papel de un educador cada día se torna más difícil aunque por motivos de que mejoró significativamente el tema salarial, la mayoría no saben la realidad de las aulas en estos tiempos de muy poco respeto y costumbre en mucho del material que hace presencia en las aulas del país.

Entendemos que se hace urgente un trabajo en los hogares, los alumnos que llegan a las aulas son ese producto que se envía a las escuelas, ese producto no debe llegar sin por lo menos una parte importante de conducta aplicada; eso tiene que ser ya, no soportan los maestros esta carga tan pesada en las aulas.

La familia tiene que jugar su papel, tienen que integrarse más, no pueden dejarle la carga solo a los educadores.

Nuestras escuelas no son ese escenario de antes, en ocasiones se torna insoportable, fuera de control y en un desorden total.

El autor es periodista.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.