Header Ads

header ad

Tensión política y calles tranquilas en Venezuela

Caracas. Un día antes de que se instale la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) en Venezuela -que ha sido denunciada por “fraudulenta”- las calles del país estaban en tensa calma luego de cuatro meses de protestas.

Como el presidente Nicolás Maduro, decidió postergar por un día la instalación de la ANC, un órgano que tendrá poderes ilimitados para reformar el Estado y cambiar la constitución, sus opositores hicieron lo propio con un llamado a manifestarse en contra.
La alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) informó a través de Twitter que para “defender la constitución del fraude la movilización será este viernes “, tres horas más tarde de cuando tiene previsto instalarse la ANC, integrada por 545 representantes, todos afines al Gobierno.
Está previsto que este cuerpo debata y tome sus decisiones en uno de los salones del Palacio Federal Legislativo, donde funciona el Parlamento, que actualmente es controlado por una contundente mayoría opositora.
Control de la guardia
Por ello, la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militarizada) tomó el control de dicho espacio a fin de ir organizando la logística y garantizar el orden en el lugar, que será el punto de llegada de movilizaciones a favor y en contra de la Constituyente.
Una comisión del Parlamento solicitó al Ministerio Público (MP, Fiscalía) que investigue penalmente a quienes hayan incurrido en el presunto delito electoral de manipular datos durante las elecciones de la Constituyente denunciado por la empresa encargada del recuento de votos de ese país, Smartmatic.
El diputado Ángel Medina acudió a la Fiscalía en compañía de varios parlamentarios y, según es citado por un comunicado, aseguró que “fue público y notorio el fraude que ocurrió” el pasado domingo 30 de julio.
Medina resaltó que, de comprobarse el fraude, muchas personas estarían implicadas en una violación a la Constitución, incluyendo delitos informáticos y corrupción, por lo que, afirmó, no se trata de una denuncia por un partido político sino “del propio sistema electoral”.
Horas más tarde, la Fiscalía informó que solicitó ante un tribunal del país anular la instalación de la ANC.
“El requerimiento de los fiscales se basa en la presunta comisión de delitos durante el proceso electoral”, indicó la Fiscalía en un comunicado.
La institución también pidió el resguardo del material electoral utilizado el 30 de julio e hizo referencia a otras denuncias parecidas, introducidas en el pasado por particulares, y que llevaron a la suspensión de un referendo revocatorio presidencial y al retiro de tres diputados opositores que ya habían sido proclamados.
Calma
Pese a todo, Venezuela sumó este jueves su cuarta jornada de un periodo de calma tras la controvertida elección que estuvo marcada por varios disturbios que se saldaron con al menos diez muertos.
Por primera vez, después de cuatro meses de protestas que han mantenido el país sumergido en movilizaciones, cierre de calles y la consecuente represión por parte de las fuerzas de seguridad, hay una atmósfera de tranquilidad, aunque todo parece indicar que durará poco.
Los barrios habitados por la clase media, en los que en esos cuatro meses habían permanecido las calles cerradas o casi cerradas, ven hoy sus vías despejadas.
Esas protestas han dejado 121 muertos, casi 2,000 heridos y más de 5,000 detenidos, varios de ellos considerados “presos políticos” por la MUD y la ONG Foro Penal Venezolano.
El director de esa organización, Alfredo Romero, dijo que el número de “presos políticos ha aumentado en promedio seis veces desde el pasado 1 de abril”, cuando se iniciaron las manifestaciones antigubernamentales.
Presos políticos
El abogado señaló que hasta ahora son más de 600 los “presos políticos” en el país caribeño, una cifra que, según dijo, puede variar en dos o tres días debido a que esto no es una “sumatoria lineal”.
El abogado indicó que antes del 1 de abril de este año había 117 opositores presos y que aunque varios de ellos han sido liberados, otros han sido detenidos después de esa fecha.
Aumenta presión de Latinoamérica
Perú informó el jueves que no descarta romper relaciones diplomáticas con Venezuela de cara a una reunión de once cancilleres del continente para evaluar la situación de ese país y tomar una decisión en relación al gobierno de Nicolás Maduro. La reunión se llevaría a cabo el martes de la próxima semana y en declaraciones al canal TV Perú el canciller peruano Ricardo Luna se mostró crítico ante la crisis que vive el país sudamericano, cuyo gobierno calificó de “dictadura”. El presidente Pedro Pablo Kuczynski ha criticado el modo en que su homólogo venezolano ha manejado la crisis de su país, por lo que en marzo pasado retiró definitivamente al embajador peruano en Caracas.
El presidente argentino Mauricio Macri dijo que la posición de su país es que Venezuela “tiene que ser suspendida definitivamente del Mercosur”.
El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, dijo que la Asamblea Constituyente es la “culminación de la destrucción” de la democracia en Venezuela y ratificó que su Gobierno no la reconocerá por tener un origen “espurio” e “ilegal”. “En los últimos tiempos lo que hemos visto es un deterioro, una destrucción de la democracia en Venezuela”, dijo Santos.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.